sábado, 28 de septiembre de 2013

Limpianubes.

Somos limpiadores de nubes, incluso de las de nuestros propio cielos. Nacemos con esa profesión. Hacemos que nuestros sueños se mantengan siempre encendidos, aunque tengamos 80 años y hayamos perdido mil oportunidades. Nuestro sol es eterno, su luz solo tiene 8 minutos de retraso contra los años interminables que tardamos en llegar a la felicidad. Aunque a veces con el tiempo tornemos en nubadores o nubladores accidentales nada puede borrar nuestra capacidad illuminadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada